[adinserter block="19"][adinserter block="20"][adinserter block="21"][adinserter block="22"][adinserter block="23"]
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Mas

    Las Pedradas de García Otero: El cómo salir de Maduro vuelve a dividir a la oposición

    [adinserter block="33"][adinserter block="34"][adinserter block="35"][adinserter block="36"][adinserter block="37"]

    En 2017, Henrique Capriles Radonski tomó una decisión. No podía postularse a la Gobernación de Miranda, por haber sido inhabilitado administrativamente, es decir, injustamente, por la Contraloría General de la República, que también injustamente (en todos los sentidos posibles de la palabra) dirige Elvis Hidrobo, a.k.a. Elvis Amoroso.

    Pero también él había dicho que ya no quería volver a ser gobernador, que ese no podía ser su rol en Venezuela, y así lo explicó Capriles, quien hasta entonces había sido dos veces candidato presidencial (una de ellas con enormes posibilidades de haber ganado).

    Decidió irse a compartir el sufrimiento de la gente, y esto también se lo explicó al país. Hizo como aquel Padre Sergio del cuento de León Tolstoi, a quien un desamor lo aparta del mundo, luego la tentación lo aparta de la vida eremita y la compensa yéndose a vivir, directamente, con los desheredados.

    Así se lo comunicó al país y a la dirigencia política, y así se le respetó a lo interno de la oposición, incluso a sabiendas de que poseía, y aún en buena medida posee, un enorme capital político.

    Y desde entonces, Henrique Capriles se fue, para usar una palabra al gusto del chavismo, «a las catatumbas». A hacer trabajo social. No concede entrevistas ni da declaraciones. Para comunicarse con esa parte del país que lo sigue, que insisto, no es para nada despreciable, ni en número ni en argumentos, Capriles utiliza el comunicado, utiliza sus redes sociales. Dice lo que considera que tiene que decir y ya.

    Parece haber evitado cuidadosamente en este tiempo los focos, y alguna vez ha dicho a sus amigos en los medios y a influenciadores que le son leales lo que piensa, pero siempre en el bajo perfil.

    Así hemos sabido, durante mucho tiempo, de sus diferencias con el liderazgo opositor. Diferencias que hizo públicas a un grupo de periodistas ya hace meses, y esta es una infidencia que se puede hacer a estas alturas, porque son básicamente iguales a lo manifestado este domingo en la noche, pocas horas luego de que Juan Guaidó, presidente interino designado por la Asamblea Nacional, intentara, ya por vez postrera, tratar de componer lo poco que queda de la unidad.

    ¿A favor de qué? No queda claro, como tampoco quedan los mecanismos para hacerlo por parte de Guaidó, que remitió, en su primer anuncios, a anuncios subsiguiente que se han ido dando muy tímidamente.

    Sale Capriles con su comunicado, y uno espera de quien fue, y es, un líder nacional, insisto, que ese comunicado vaya unos cuantos metros más allá de las frases hechas, que se adentre en el cómo en política, que es lo primordial.

    «Hay que consultar al pueblo», «hay que poner los pies sobre la tierra». Solo una propuesta concreta. Hay que votar. No por él, porque se asume inhabilitado por todo el futuro previsible; no se sabe por quién, porque no hay un solo partido capaz de pasar la criba por donde solo pasan los amigos de Maduro.

    Habrá que encontrar al menos amigo de Maduro y votar por ese. Luego se verá qué se hace. A lo mejor termina siendo Acosta Carlés.

    El cómo en política, esa imprescindible molestia

    A Juan Guaidó se le ha cobrado en este año y medio en el que ha pasado de ser promesa a discutido toda la carga del cómo salir del régimen de Maduro. Algo que eventualmente recuerda la gente (pero muy poco): salir de una dictadura es un hecho terriblemente difícil, y esta lo tiene todo muy atado, generalmente por las malas.

    Salir de Maduro es, incluso, una tarea que se ha demostrado ciclópea incluso para el hombre más poderoso del mundo, que en este momento es Donald Trump, y que ha confesado que subestimó la resistencia del mandón. También es cierto que cada estabilización de Maduro, tras una nueva crisis, está más abajo en todos los sentidos que su estadio anterior.

    …pero dime cuál es tu plan, baby

    Si Capriles tiene un cómo, cómo lograrlo, no lo mostró en su comunicado más allá del lugar común. No explicó el votar para qué, ni el durante, ni el después. Si Capriles tiene un plan, su mínimo deber, como líder, era entregárselo llave en mano a Guaidó, porque Guaidó, hay que decirlo con todas las letras, aún no tiene uno, pero tiene la legitimidad que le concede su cargo y 60 gobiernos extranjeros.

    Al pueblo se le consulta, pero fundamentalmente, al pueblo se le propone, y eso es lo que diferencia a un líder del público de galería.

    El líder es, justamente, el que conoce el cómo en política, ese arte de lo posible. El líder es el que tiene la visión. Y tiene que ser lograble. Y tiene que insuflar esperanza, y si no puede insuflar esperanza, tiene que insuflar determinación.

    Volver al autobús del progreso  

    Guaidó, con sus límites, ha logrado, en un momento determinado, cohesionar a la oposición y gozar de una popularidad de casi 70%, que ahora ha bajado (si uno tiene a bien creerle a Datanálisis, y yo confieso mis dudas sobre la cifra) a 17%. En todo caso, vive horas bajas.

    Y por esto, saliendo horas después de que habla Guaidó, expresando unas molestias en público que en privado ya debió haber permitido que se conocieran de todas las maneras posibles (incluso la de reventarle el teléfono a la gente que está a su nivel de toma de decisiones), da la impresión de que Capriles quiere montarse en un autobús del que hace años se bajó voluntariamente.

    Y lo que es peor, contribuye al ya monumental enredo en una oposición de la que, arriba o abajo del autobús, Capriles es un líder relevante, «come en la mesa», por usar un término español, del propio Guaidó, Leopoldo López, María Corina Machado, Henry Ramos Allup o Julio Borges.

    Siameses que se caen a trompadas

    Además, para quienes llevamos un rato siguiendo la política venezolana, es imposible separar este momento del odio mellizal de los «capoldos«, como se les conoció en 2012. Extendido ese odio mellizal al que se tienen Primero Justicia y Voluntad Popular, dos partidos pegados de la barriga que casi todo el tiempo se están dando trompadas entre sí.

    Quizás estemos siendo injustos con Capriles, y este de verdad intentó contactar a sus pares en la oposición, e incidir en las decisiones tomadas en los últimos meses por un Juan Guaidó al que se le critica, y mucho, que aparentemente presta más atención a López que a ningún otro dirigente.

    Y quizás no haya tenido más remedio para ser escuchado que lanzar la pedrada que lanzó el domingo en la noche.

    No tiene mucho sentido que Juan Guaidó al país a ver qué se hace cuando la decisión de no votar está tomada, pero no se entiende muy bien por qué ni por quién, aunque parece natural, dado el cada vez más oscuro panorama electoral, hostil ahora también con los partidos del chavismo.

    Se entiende la decisión, pero, nuevamente, falta transparencia en el cómo se llegó allí y qué debate, si alguno, se dio.

    Lo cierto es que 21 años después de 1999, 18 después de 2002, siete después de 2013, seis después de 2014 y tres después de 2017, nuevamente, la oposición, desunida, está en el «vamos a ver qué hacemos».

    Esa idea, peregrina, de que el cómo en política, y en casi todas las demás actividades, no tiene importancia y que en Venezuela lo que hay es que «echarle bolas» y luego «Dios proveerá» nos ha llevado al fracaso, al menos, desde la Batalla de Carabobo hasta hoy.

    Y no me refiero a la oposición, sino a un sueño colectivo mucho más importante que se llama -y quizás esté a punto de dejar de llamarse-, Venezuela.

    VALORA ESTE ARTICULO
    1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
    ( 3 votos, promedio: 4,67 de 5 )
    Cargando...
    - Publicidad-[adinserter block="38"][adinserter block="39"][adinserter block="40"][adinserter block="41"][adinserter block="42"]

    LO QUE ES TENDENCIA

    La gobernadora Laidy Gómez queda fuera de las filas de Acción Democrática

    El diputado a la AN y dirigente de AD, Williams Dávila, aseguró este jueves que la gobernadora del Táchira Laidy Gómez, quedó autoexcluida de...

    ¿Abrirán los vuelos? Vea qué preparan en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar

    La abogado defensora de los derechos humanos, Rocio San Miguel publicó este lunes una foto en la que se ve a personal del Aeropuerto...

    Vacuna de la Universidad de Oxford tiene fecha de salida al público y es este año

    La vacuna contra el COVID-19 desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca se encuentra en la recta final y se espera que el...

    La dolida denuncia de Cabeza ‘e mango: Está en marcha un «golpe de Estado»

    Oswaldo Rivero, alias "Cabeza 'e mango", denunció la tarde de este domingo que las instituciones venezolanas están infiltradas y "está en desarrollo un golpe...

    ¿Mala salud mental? Enrique Aristeguieta cuestiona a Henrique Capriles por comentarios sobre las parlamentarias

    El dirigente político Enrique Aristeguieta cuestionó este jueves a Henrique Capriles, exgobernador de Miranda, quien en días pasados apostó por la participación electoral para...
    - Publicidad-[adinserter block="43"][adinserter block="44"][adinserter block="45"][adinserter block="46"][adinserter block="47"]

    Artículos Relacionados

    ¿Mala salud mental? Enrique Aristeguieta cuestiona a Henrique Capriles por comentarios sobre las parlamentarias

    El dirigente político Enrique Aristeguieta cuestionó este jueves a Henrique Capriles, exgobernador de Miranda, quien en días pasados apostó por la participación electoral para...

    ¿Minerales por comida? Conozca con que tipo de cargamento partió buque desde Venezuela

    Un buque con bandera iraní embarcó la pasada semana un cargamento de alúmina en Venezuela tras entregar suministros para el primer supermercado de Irán...

    ¿METIENDO LA COBA? El regaño de Maduro en vivo por quebrar norma del cuestionado CNE

    Nicolás Maduro increpó este jueves a unos líderes del estado Cojedes por hacer campaña electoral en plena jornada de trabajo transmitido por Venezolana de...

    ¡EN CAMPAÑA! Jesús Casique afirma que medidas económicas de Maduro son para “cabalgar sobre los votos”

    El economista Jesús Casique afirmó que las medidas económicas que tomó el régimen de Nicolás Maduro son parte de la campaña para las elecciones...